Todo llega.

Este año está siendo un año de muchas lluvias, frío, nieve y mucho aire y a la hora de vestirnos todo son capas y capas y más capas.

Pero no nos podemos despistar que pronto llega el buen tiempo y tenemos que lucir cuerpos.
Ya ha llegado el momento de empezar con el ejercicio, control en las comidas y ponernos esas cremitas en las que apostamos toda nuestra ilusión.

Mi consejo si vas a empezar con un tratamiento anticelulítico es que primero te compres una crema que no te valga mucho y que vayas acostumbrándote a la rutina de ponértela todos los días y las veces que sean necesarias.
De esta forma estás creando un hábito y una vez que ya lo hayas tomado como rutina y que el ponerte la crema sea como el cepillarte los dientes, te aconsejo que pruebes con marcas un poco más específicas. El secreto es que crees un hábito y si eres de las personas que te pones la crema la primera semana pero luego no continúas, por lo menos no te habrás gastado el dinero en balde.