El consumo de cemento ha caído en España a niveles de 1962

El consumo de cemento en España está por los suelos. La crisis económica e inmobiliaria se lo ha llevado por delante. Tanto es así, que el consumo de cemento está en niveles de 1962. Según datos de Oficemen, su uso ha caído un 80% desde los máximos de 2007.

La agrupación de fabricantes de cemento calcula que, desde los máximos de 2007, con ese recorte del 80% el consumo se ha situado por debajo de los 11 millones de toneladas este año. De cara a 2014, la demanda doméstica se situará en torno a 10 millones de toneladas y el consumo per cápita a 220 kg por habitante, una cifra que se remonta a los datos de 1962 y sitúa a España por debajo de Marruecos y cerca de los valores de India.

Se calcula que el consumo caerá un 20% en 2013 y solo empezará a recuperarse en 2015Prevé Oficemen que el cemento encadenará en 2013 su sexto año consecutivo de caídas de doble dígito, en concreto un 20%, una tendencia que también se dejará notar el próximo año, cuando se prevé un descenso de entre el 7-8%, para empezar a crecer en 2015.

Por destino, el consumo de cemento se dedicó en un 57% a la obra civil, el 24% a la edificación no residencial –que ha repuntado ligeramente en los últimos meses– y el 19% a vivienda. Además, un 25% de la energía que consumieron los hornos de las fábricas en España procedió de residuos.

Por lo que respecta a las exportaciones de la Unión Europea, España alcanzó el 18 % del total, y casi el 26% de las ventas del país al exterior fueron a estados no comunitarios.

La agrupación de fabricantes de cemento en España reclama unos costes eléctricos competitivos que no limiten las exportaciones de la industria cementera, así como una retribución por el servicio de interrumpibilidad del entorno de los 15-20 millones para el próximo año a tenor de que el conjunto de las reformas energéticas han supuesto un impacto aproximado de 50 millones para el sector.

Y es que, subrayan desde Oficemen, actualmente y para 2014 el diferencial de precios de España respecto a Alemania se encuentra en el 15-30 euros/MWh, lo que equivale a un encarecimiento de entre 1,5 y 3 euros por cada tonelada de cemento. 21 fábricas, entre ellas algunas cementeras, se han visto obligadas a parar su actividad.

Deja un comentario