Los costos se van acumulando mientras el remolque de Hebron se sigue atrasando, pero nadie está entrando en pánico todavía

Una maravilla de la ingeniería moderna y una flota de poderosos remolcadores se encuentran estancados en la Bahía Trinity por una densa manta de hielo marino, y la Madre Naturaleza no parece estar lista para abrir un carril para la plataforma petrolera Hebron.

Ha hecho que muchos de nosotros nos preguntemos cuánto le está costando a ExxonMobil y a sus compañeros este retraso, así que justo eso le preguntamos a la compañía.

¿La respuesta?

Esa es información comercial. En otras palabras, no es asunto nuestro.

Así que decidimos investigar un poco por nuestra cuenta.

Esto es lo que sabemos.

La plataforma Hebron ha estado lista para navegar por casi dos semanas, con planes de convertirse en el cuarto campo independiente de producción petrolera de Newfoundland and Labrador.

Pero su ruta está llena de hielo bajando hacia el sur proveniente de la Bahía de Baffin.

Para el martes había seis buques de remolque conectados a la plataforma de 750.000 toneladas. Otros dos buques serán conectados cuando llegue el momento de empezar a trasladar la plataforma Hebron. Y tres buques más están brindando soporte en actividades de remolque en el Bull Arm.

Esas son 11 embarcaciones especializadas, la mayoría con una tripulación de entre 12 a15 personas.

Y eso no es algo barato. Una fuente le comenta a CBC News que un buque de aprovisionamiento y manejo de anclas puede tener un costo que abarque entre $40.000 y $70.000 por día.

Con una flota de este tamaño, se espera un gasto que abarque entre $440.000 y $800.000 por día, sólo es soporte marino.

Y por cada semana que se atrase el traslado por remolque, significaría hasta $5.4 millones en costos agregados – sin incluir el combustible.

Un experto compartió con CBC que una de estas embarcaciones especializadas puede quemar entre dos y ocho toneladas de combustible diariamente, incluso estando en modo de espera.

Millones de barriles de petróleo listos para ser bombeados

Y considere lo que pasará una vez se despeje el hielo.

Estas embarcaciones especializadas remolcarán lenta y cuidadosamente la plataforma Hebron 350 kilómetros al sureste de St. John, la posicionarán delicadamente en la superficie del mar, y para finales de año bombearán petróleo pesado, esperando a ser extraído en los próximos 30 años.

Este movimiento monumental viene con sus riesgos. Solo imagine cómo será la cuenta del seguro por movilizar una plataforma petrolera de $14 billones a través del hostil Norte Atlántico.

Todos nos hemos quejado últimamente acerca del incremento de las tasas de seguros, pero las primas en esta movida serán “astronómicas”, dijo una fuente de la industria petrolera.

La atmósfera es también muy diferente estos días en la plataforma.

Después de años de actividad de construcción, con miles de trabajadores cumpliendo sus roles en este gigante de concreto y acero, un silencio relativo se ha posado sobre Hebron.

Solo se encuentran 90 trabajadores a bordo, manteniendo a la plataforma lista para remolcar cuando se presente una ventana de clima apropiado.

Paquete de hielo no inesperado

Dicho eso, nada es barato en la industria petrolera, especialmente cuando ese petróleo debe ser extraído del fondo del océano.

Así que no esperes que los empleados de finanzas de ExxonMobil se encuentren en sus oficinas, halándose el cabello a causa de este retraso.

La aparición de este paquete de hielo en la costa este de la isla no es inusual, y aunque no es ideal, posiblemente estaba previsto.

“Todo esto estaba incluido en los costos,” dijo una fuente.

Así que ahora es un juego de esperar. Esperar a que los vientos cambien y empujen el hielo fuera de la costa.

“Esperamos que el remolque suceda dentro del próximo par de semanas,” escribió un oficial de ExxonMobil en un correo electrónico.

Y ¿cuánto costará ese trabajo de remolque?

No es asunto suyo.

Deja un comentario