Mosaicos divertidos para la habitación de tus hijos

No es común que las habitaciones o dormitorios de una vivienda promedio tengan azulejos en las paredes, ya que solo cuentan con los mismos en los pisos; cuando se piensa en azulejos para paredes, inmediatamente vienen a la mente azulejos para baños o cocinas.

En este caso, en lugar de azulejos sobre las paredes de los dormitorios, se ha pensado en divertidos y coloridos mosaicos que todo niño amará tenerlos. En lugar de tener posters de papel sobre las paredes, stickers o calcomanías, podemos optar por esta innovadora e ingeniosa idea y, de forma indirecta, despertaremos la creatividad de los niños, ya que podrían inspirarse en ellos para realizar trabajos prácticos como arte plástico.

Presta atención al presente artículo porque compartiremos contigo ideas ingeniosas para decorar tu habitación con los mosaicos más divertidos, acorde a los gustos de tus hijos. Cada consejo que te daremos será fácil de realizar y no implica gastos económicos fuertes, solo busca algunos materiales y lo lograrás.

Creando mosaicos divertidos para nuestros hijos

Ya sean diseños fáciles o difíciles de realizar, esto dependerá mucho de tu habilidad con las manualidades, es decir, con estos pequeños consejos, podrás despertar tu creatividad y, a futuro, tendrás en mente algunas ideas más para crear trabajos similares como del que mencionaremos ahora.

Antes que nada, consigue pedazos de azulejos de todo tamaño, no importa si tienen diferentes formas, al contrario, mucho mejor. Intenta conseguir pedacitos de diferentes colores. Puedes conseguirlos en tiendas de azulejos y mosaicos o buscar en tu vecindario o ciudad personas a las que les haya sobrado de alguna construcción o remodelación.

Posteriormente, divide por colores cada pedazo de azulejo, no importa si sus texturas son diferentes, tampoco el material del que están hechos. Si entre todo lo que conseguiste hay pedazos de azulejos grandes o enteros, pártelos con mucho cuidado, evita accidentes. Si puedes, ayúdate con un pedazo de trapo, ponlo encima de cada pedazo enorme y golpea con algo duro o resistente.

Ni bien tengas los pedazos de tamaños pequeños y medianos, pregunta a tu hijo qué series animadas le gustan o qué dibujitos le parecen los más simpáticos para que puedan acompañarlo en su habitación. Si deseas que esto sea una sorpresa, investiga por tu propia cuenta los gustos que tiene tu hijo en cuanto a personajes de series, dibujos y películas, o inspírate en los deportes que practica.

Por ejemplo, si a tu hijo le gustan los Pokémon, puedes basarte en un dibujo de Pikachu u otro Pokémon para empezar a diseñar el mosaico y pegar los azulejos de acuerdo a su silueta y colores. El soporte sobre el que los pegarás puede ser una madera resistente o un soporte metálico, para ellos necesitarás usar u pegamento que trabaje con ambos materiales… azulejo y madera o metal.

Una vez tengas pegado los azulejos que forman al Pokémon o figura que hayas elegido, rellena los espacios con masilla para que tenga un acabado perfecto y estéticamente atractivo. Observa la imagen y tómalo como ejemplo. Finalmente, coloca el mosaico o los que hayas podido hacer sobre la pared del dormitorio y verás que son muy decorativos y divertidos, algo, como se dijo previamente, creativo que puede inspirar a tu hijo hacer trabajos similares, ya sea para sus trabajos escolares o por cuenta propia.

Deja un comentario